Debemos trabajar más


Todas las mañanas, mientras me dirijo a clase, escucho la radio. Entre los contertulios de la mañana se cuelan los típicos anuncios, pero últimamente uno me está llamando mucho la atención. No te habla de las bondades de la baba de caracol contra las arrugas, tampoco lo hace acerca del 7% de interés que te puede dar un fondo de inversión cuya empresa ha tenido que recibir una fuerte ayuda estatal. El tema que toca es mucho más susceptible y nace como consecuencia de unos pensamientos anclados en el pasado patriarcal y machista. No hablo de otra cosa que de la violencia de género.


El clip de audio, impulsado por la Comunidad de Madrid, puede llegar a conmover y, lo más importante, llega a captar tu atención durante más de medio minuto. La protagonista, Carla, llama a su amiga Irene para decirle que va a denunciar a esa persona que le prometió felicidad y que lo que finalmente ofreció fue la oscuridad de las vejaciones diarias. Por la voz entrecortada con las lágrimas, se nota que Carla ya no puede más. Se derrumba, pero su amiga está ahí para apoyarle en su decisión. Le dice que ahora empezará a salir del bache y que iniciará la vida donde la había dejado antes de unirse a ese monstruo que le había conseguido neutralizar como persona y como mujer.


Y les comento esto porque creo que esta campaña capta muchos matices que, aunque conocidos, se nos escapan a la hora de abordar la violencia sexista como fenómeno social y cultural. Un tema lleno de pequeñas historias que, por muy parecidas que puedan parecer en los medios de comunicación, son todo un mundo. Lo que puede empezar por un guantazo "sin querer" deriva en un auténtico asedio físico y psicológico del que hay pocas vías de escape. Una de ellas, por desgracia, es la muerte. La otra la denuncia tan necesaria para llevar al maltratador donde se merece: a la cárcel.

En este sentido, podemos afirmar que España está avanzando en el tratamiento de un fenómeno tan duro como difícil de comprender. Las administraciones centrales y autonómicas han conseguido algo que hace años parecía un reto: aumentar las denuncias relacionadas con la violencia sexista. No es que haya crecido el número de casos lo que pasa es que se han posibilitado vías de defensa y de restitución física y moral a la maltratada . En esto, los teléfonos de atención cobran una gran importancia. Una mujer, u hombre que también hay los casos, cuando decide cortar por lo sano debe recibir un apoyo no sólo familiar, sino también público que articule la justicia para que no vuelva a haber más golpes en la cabeza o más insultos a la hora de comer. Pero a la par que estamos consiguiendo ganar la batalla por este flanco, también debemos afirmar que aún nos quedan lagunas que todavía permiten que no ganemos la guerra. Nos referimos al campo educativo y al ámbito policial que haga efectivas las órdenes de alejamiento.

Aún faltan medios para controlar a los posibles asesinos que se corroen en su bilis cuando se enteran de que su mujer, a la que consideran de su propiedad, les ha denunciado. Semana sí, y semana también, demuestran que hay que invertir más en este proceso de la superación del maltrato, porque no todo acaba con el restablecimiento de la maltratada, sino con la seguridad que pueda recibir esta. Por esta razón debemos exigir a nuestras administraciones que trabajen más porque no queremos ver más familias rotas, ni amigas que lloran la muerte de su amiga. No deseamos ver niños huérfanos que tendrán problemas al afrontar el resto de sus vidas.


Y aquí la educación se hace primordial. Soy todavía de los que creen que las escuelas y las familias pueden ayudar en el fin de esta lacra. En este sentido se hace capital educar en valores como el respeto, la igualdad y la convivencia para que no veamos más maltratadores que se crean superiores. Queda mucho por delante y por eso no debemos dar ni un paso atrás. No queremos más muertes inútiles ni suicidios cobardes. Hace falta pues tomar partido, salir de nuestro letargo para afirmar con rotundidad que no hay cabida a este tipo de acciones que sólo consiguen degradar la catadura democrática de nuestra sociedad.

Comentarios

Naveganterojo ha dicho que…
Amigo algo se te ha escapado en esta entrada, y es la anulacion de la mujer como persona, una vez que ha entrado en la dinamica de las vejaciones.
Personalmente conozco el caso de una mujer que llego a preguntarle a su marido-maltratador psicologico,que no fisico,(jamas he visto que la pegara)que es lo que le hacian las prostitutas para poder hacerselo ella.
El caso es que ves a ese matrimonio por la calle y parecen una pareja de lo mas normal, van cojidos de la mano y paseando con una sonrisa en los labios.................
Un saludo
Duende Crítico ha dicho que…
No quería tampoco hacer un análisis de la mujer maltratada. Pero es verdad, la anulación de la mujer como ser independiente con capacidad de discernir es una de las características de una maltratada.

El caso de ese matrimonio da pena, la verdad. Ojalá sepa dar el paso necesario y que la apoyen desde el principio.

Un saludo
Adamantio ha dicho que…
Ante todo, lo que se debe es hacer una dotación presupuestaria adecuada para llevar a caba esas políticas rimbombantes que se anuncian.

Si te miras la memoria económica de las leyes, es para llorar.
Duende Crítico ha dicho que…
Estoy contigo de acuerdo Adamantio. Ahora dirán que estamos en crisis para aumentar el presupuesto en esta área tan importante.

En fin... un saludo ;)
sin libertad ha dicho que…
Hola si solo fuera crisis con lo que están gastando los que nos gobiernan ni ton ni son. No estoy hablando del coche de Bernat tuneado que sería polca miseria si solo fuera eso. Me estoy refiriendo a la cantidad de millones que se están gastando algunas comunidades autónomas en su expansión con el nacionalismo obligatorio en plena democracia, por ejemplo en las sedembajas ya tan populares abiertas por Carod Rovira, pero si solo fuera eso...

Como no solo es eso.

Al hilo de la actividad políticas de nuestros políticos y de su expansión de sus ideas que están expandiendo, os pongo un enlace que he visto, me parece genial, es divertido y queda retratada esa actividad política que tanto daño, y no hablo de las multas lingüísticas que ya es moco de pavo, sino el cierre de emisoras que son criticas al adoctrinamiento nacionalista.

Sin embargo apenas hay críticos sobre el tema.

El vídeo CASABLANCA DEL LLOBREGAT refleja con sentido tragicómico lo que representa el tripartit en Cataluña. Inspirado a raíz de ‘la caza de brujas’ del CAC en el barrio de Sans en Barcelona.

la visión de CASABLANCA de LLOBREGAT, dedicado especialmente a los que apoyan el CAC (centro de multas por rotular en castellano y cerrar emisoras por criticar las políticas del tripartit) y en especialmente a los que están por todo lo contrario.

vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=mEQShmIO2vI

(Unir en una línea si sale el enlace cortado).o buscar por youtube o youtube = CASABLANCA de LLOBREGAT

Gracias por verlo y también por su difusión
Duende Crítico ha dicho que…
Gracias por la información. Algún día trataré el tema. Eso sí,cuando tenga más información ;)
Anónimo ha dicho que…
Ese vídeo que se hace referencia es de una persona que lo hizo por fastidiar regocijarse, un poquito en otro Blog,aunque ciertos matices lleva unas dosis de realidad,creo que las cosas se pueden hacer y decir de otras formas más olimpicas
Y conste que no soy catalán soy gato

Un saludo de Rasputin
Duende Crítico ha dicho que…
Rasputín... sólo pillo lo de que eres gato (interconomía ¿no?)

Un saludo.