UPN no es 100% PP

El líder de UPN con Patxi Zabaleta (NaBai)


Esta es la conclusión que he sacado en estos últimos días. Hasta hace nada tenía los ojos tapados por las últimas direcciones que había tomado el partido regionalista conservador pero, al fin, me ha quedado claro. No voy a ser tan irresponsable diciendo que UPN no se parece en nada al Partido Popular, sería un suicidio intelectual, pero hay matices que marcan y van a marcar las actuaciones de la sucursal navarra de los populares y la dirección central. Entre estas pequeñas diferencias, nos encontramos un trasfondo ideológico en el que el papel de los fueros y la entidad de Navarra dentro del conglomerado español marcan un punto y aparte.


Como todos sabemos, el principal partido de la oposición se caracteriza por tener en su interior a lo que se ha denominado muchas veces como "derecha sociológica". Pues bien, teniendo en cuenta esto, podemos decir que dentro del PP existen varias corrientes o "familias" que, en muchas ocasiones, pueden encontrar divergencias. En esta formación, que por ejemplo tiene muchas más diferencias internas que IU o PSOE, hallamos centristas/liberales, conservadores nacidos de la escuela de la Revolución Francesa, foralistas/tradicionalistas e incluso personajes que no ven con malos ojos otros tiempos oscuros. En esto, UPN siempre se ha caracterizado por la defensa acérrima de los intereses forales de la comunidad navarra al igual que hicieron en sus momento las grandes "familias" carlistas. Los regionalistas han representado siempre ese sector que defiende unos privilegios determinados frente a la celosa mirada de la derecha más centralista y, quizá por ello, más cercana a las creencias del estado liberal si tenemos en cuenta el contexto historico-político español.


Por esta razón, últimamente me resultaba extraño ver la alineación tan clara, sin fisuras y carente de la típica crítica navarra entre UPN y PP. Puede ser que fuera por la "posible amenaza" en cuanto al mantenimiento del actual marco político de la región, no digo lo contrario, pero también se ha podido deber por el constante intento de toma de poder por parte de Génova. Esta situación, a ojos de UPN, podría estar rompiendo el actual pacto que mantiene con los populares y es por ello por lo que, al amparo de los resultados y del actual marco de actuación, la formación de Miguel Sanz ha intentado tomar una bocanada de aire fresco que le de un cierto grado de independencia. En esta dirección, encontramos la propuesta upenevista de formar un grupo propio en el Congreso de los Diputados.


Los navarros son muy suyos en cuanto al mantenimiento de su realidad y de sus instituciones. Eso es algo que sabemos todos sus vecinos, y ahora no han sido la excepción. Si para ello deben crear un grupo parlamentario propio, no se van a echar a atrás ya que UPN no es al 100% PP. Muchos, sobretodo los militantes populares nacidos de la democracia, no entenderán esto ya que siempre han estado acostumbrados a una visión autonomista/igualitaria impropia de los orígenes del foralismo navarro, aunque tremendamente justa a la hora de concebir un estado de pleno derecho. Navarra y su sector conservador es en esto una de las excepciones y, cueste lo que cueste, luchará por mantener el actual estatus. Para ello no duda en acercar posiciones al PSN, que también defiende a su manera el régimen foral, poner tierra de por medio con la dirección más centralista del PP y presentar su lealtad con el presidente Zapatero, ese que finalmente desautorizó el pacto entre los socialistas navarros y NaBai.


Este distanciamiento manifiesto entre populares y regionalistas navarros no es nuevo, ni tampoco debe ser malo para los intereses generales del segundo gran partido nacional. Simplemente nos encontramos ante algo absolutamente normal, teniendo en cuenta la excepcionalidad que siempre ha constituido la Comunidad Foral de Navarra. Es cierto que algunos sectores conservadores verán en estas maniobras otros intereses -puede que también pudiera ser así- pero en realidad se trata de un encontronazo de base que es perfectamente superable. Frente a los liberales, encontramos a los foralistas. Eso es lo que ocurre dentro del seno del Partido Popular. Ni más, ni menos.

Comentarios

Butzer ha dicho que…
La polémica creada por UPN al querer tener un grupo parlamentario propio es del todo innecesaria. Además de que esto no es posible puesto que para tener uno propio deben alcanzar 5 escaños en el congreso y no llegan.
En mi opinión es democráticamente sano que existan varias corrientes en lo partidos políticos, pero aclarando que dichas corrientes se basen en distintos enfoques ideológicos no en grupos distantes disputándose el poder. Creo que IU es mucho más dispersa y diferente entre sus filas que el PP por ejemplo. Ya que nada tiene que ver practicamente la IU del País Vasco y Navarra con la de Cataluña o con la de Castilla La Mancha, además de que en IU hay muchas corrientes de izquierdas.
Duende Crítico ha dicho que…
Butzer, yo no veo tantas diferencias dentro de IU. A este partido le pasa lo que a muchos: las formaciones de las comunidades con nacionalismo son, en parte, especiales. Después es cierto que tienen vías más cercanas al eurocomunismo o al ecologismo.

Las diferencias que nombro en el PP son claras: de sectores que nacieron de las ideologías de la Revolución Francesa frente a tradicionalistas. Esas son diferencias muy grandes que han nacido del intento de aglutinar a toda la derecha española en un sólo partido. Esto no ha ocurrido en la izquierda que tiene muchos partidos, dos de ellos en el Congreso.
Café para todos ha dicho que…
UPN ha querido hacer un lavado de imagen para evitar ser objeto de una moción de censura por parte del PSN en el caso de que Zapatero gane las próximas generales. Nada de problemas de entendimiento entre PP y UPN ni tampoco nada de oscuras maniobras regionalistas.

Al fin y al cabo la política es imagen... por desgracia (casi) todo es eso.

PD: Café para todos vuelve. Espero tu visita. Pasa un buen verano (lo que queda de él, claro).
Duende Crítico ha dicho que…
Yo Bernat veo esto, aunque propiciado por lo que dices, como algo de base que siempre ha caracterizado a la derecha navarra. De ella, sé mucho te lo aseguro ;)
Jorge Castrillejo ha dicho que…
Los militantes de UPN se sienten muy agusto con el PP, el problema es Sanz que no sabe jugar en la liga nacional y con tal de mantenerse él un cuarto de hora más en el poder se ha puesto en manos de ZP. Pero ya se arrepentirá.
Duende Crítico ha dicho que…
Jorge, no todos los militantes de UPN se sienten tan a gusto en el PP, aunque sí la mayoría. Cuando se hizo el pacto con los populares, que eliminaron el PP de Navarra que quitaba votos a UPN, hubo algunas voces discordantes. Aun así, los que creen necesario estar en el seno del PP siempre se han caracterizado por ser críticos con algunos sectores de Génova. Si hablamos de oportunismo por parte de Sanz, deberíamos irnos a otro tema ;)

Un saludo