De Guerras Frías y demás

Esos tiempos oscuros en los que la tensión, la bipolarización y la paranoia se hacían hueco parecían ya pasados con la caida del muro de Berlín y el descalabro de la URSS. No es que hayamos vuelto a una nueva situación de sistema bipolar rígido o permisivo, sería una locura afirmar eso, pero la militarizaición creciente, ya sea nuclear o no, está en su punto más álgido desde hace años. Si a la nuclearización de distintos países como Israel, Pakistán, India e Irán le añadimos la reconstrucción de viejos mitos defensivos de los años 70, nos encontramos con un cóctel que puede volar por los aires.


Pensarán que estoy pesimista, puede serlo, pero los datos y los acontecimientos no es que me quiten la razón. La guerra interestatal es de las más improbables, recordemos que el terrorismo y los conflictos interiores son los más comunes a día de hoy, pero a su vez puede ser la más mortífera. Todo esto viene a que mamá Rusia, dirigida por un gobierno que se resiste a la introducción de una verdadera democracia, ha anunciado el despliegue de estaciones de radar y lanzaderas para 10 cohetes interceptores de misiles balísticos de EE UU en Polonia y la República Checa. Esto dicen que no es nuevo, lo que sí constituye una novedad es la intención rusa de denunciar el tratado INF (Fuerzas de Alcance Intermedio).

Este acuerdo, firmado en 1987 por EEUU y la URSS, prohibía el uso de misiles de medio e intermedio alcance. A estos misiles se les conocía como euromisiles. El inicio del fin de la Guerra Fría se gestó en este tratado bilateral con el inicio de destrucción de material bélico y la promesa de no nueva construcción, algo que resulta muy propio de una apuesta por unas relaciones internacionales propias de una visión idealista.

Pues bien, todo lo que se había conseguido parece estar siendo puesto en cuestión por parte de Bush hijo y Vladimir Putin. Ya hemos dicho que no es que estemos anunciado una nueva Guerra Fría, Dios nos libre, pero Rusia lo que quiere es recuperar influencia y poder en el panorama estatal actual. El antiguo imperio "socialista" se ve inmerso en una crisis sin precedentes y qué mejor manera que la militarización para ganarse el respeto de sus socios.

Por si fuera poco, EEUU está intentando desplegar un nuevo escudo antimisiles, lo que nosotros conocimos como el programa de la guerra de las galaxias. Los movimientos así lo indican: el pasado 20 de enero, EE UU solicitó oficialmente a Polonia y la República Checa la instalación de sistemas de misiles antimisiles y radares. EE UU eligió estos países por fiabilidad y por su situación geográfica, lo más al Este posible. Praga ha aceptado sin dudarlo, Varsovia ha sido un poco más cauta. Rusia, como es normal, cree que el sistema de equilibrio mantenido tras la caida de la URSS se va al garete, máxime si tenemos en cuenta la entrada de antiguos socios del Pacto de Varsovia a la OTAN como los países bálticos.

Esto huele extraño y, aunque otras amenazas son más probables como la del terrorismo nacional e internacional, no hay que echarse a dormir en los laureles en otros temas como este. El diálogo entre potencias amigas debe salir adelante para que no se inicie una nueva carrera armamentística que trajera más problemas que soluciones. Dice un refrán que cuando el río suena es que agua lleva, quien sabe si esto será verdad.

Comentarios

El Cerrajero ha dicho que…
Me ha gustado esta palabra 'militarizaición' que define perfectamente cuando los militares están dispuestos a cometer traición ^_^
Duende Crítico ha dicho que…
jejeje, pues ha sido un fallo de teclas cerrajero. XD

Pero en todo caso lo dejo...
Sdan ha dicho que…
Rusia no tiene capacidad para hacer uso del arsenal heredado de la URSS. Rusia no tiene capacidad para deshacerse del arsenal heredado de la URSS. Luego Rusia está atada de pies y manos. Por muy lenguaraz y autoritaroide que se vuelva su presidente.

Miedo me da pensar en las más de 20 centrales nucleares rusas, viejísimas y obsoletas, que pueden producir 20 Chernobyles en cualquier momento.
Bernat Vidal Arbona ha dicho que…
Muy buen análisis, Duende. Enhorabuena.

Si fuera Sahagún te aprobaría, jejejeje
Duende Crítico ha dicho que…
Sdan, nunca he hablado de que Rusia se posicione como el otro polo de poder. De hecho ese sitio está reservado en un futuro para China a no ser de que se produzca un descalabro en su sistema. Lo que sí digo es que se están recuperando términos "guerro-friescos", más aún cuando tenemos a un loco en Moscú, que hacen muy difícil el control de lo que la madre Rusia aun conserva de sus tiempos dorados. Que las instalaciones no son idóneas, es cierto pero las recuperarán tecnológicamente de aquí a un tiempo con la venta de gas y petróleo que tienen. Rusia está llamada a ser, no una superpotencia, pero sí una potencia regional de mucho calibre y por ello no debe dejarse guiar por dirigentes que viven en otros tiempos.

# Bernat, muchas gracias, más aún de quien viene ;)
Sdan ha dicho que…
Yo no he dicho que tú hayas dicho, sólo aporto un dato. ;)
Duende Crítico ha dicho que…
De acuerdo entonces ;)