Ventaja popular


Cuatro millones de parados pesan mucho para cualquier gobierno y el de Rodríguez Zapatero no iba a ser menos. El bofetazo de los datos da al traste con cualquier intento de maquillaje político y estrategia de mercadotecnia que intente aupar al Presidente del Gobierno. La crisis económica copa semana sí y semana también la atención de unos medios de comunicación que se hacen eco de la penosa situación que están viviendo muchos ciudadanos. Frente a esto, se hacen necesarias respuestas políticas que no se están produciendo ni por parte del ejecutivo ni por la oposición. Los primeros esperan a que lleguen tiempos mejores, los segundos no plantean una estrategia económica alternativa que no salga de los postulados que nos han llevado a este periodo de recesión.


El PP, que obtuvo un 40,10 por ciento de los votos en marzo de 2008, lograría ahora un 40,8. El PSOE, que ganó las últimas elecciones con un porcentaje del 43,7 por ciento de los sufragios, obtendría ahora un 39,6 por ciento de los votos. En eso, según el sondeo elaborado por Metroscopia para 'El País', uno de cada cinco votantes socialistas critica abiertamente la gestión del actual presidente. Este dato muestra una desconfianza notable entre un segmento de la población que puede llegar a ser más comprensivo con Zapatero. Por lo que dicen los datos, muchos deben ser los fallos o la incertidumbre generada para que los propios "hinchas" de un gobierno retiren su apoyo. Por su parte, Rajoy tampoco es que salga muy bien parado. Para el 60% de los encuestados su labor de oposición no es que sea la mejor. Y los datos pueden ser más preocupantes para los populares si observan que de sus votantes, cerca de un 36% no ven a su líder como una alternativa real.

La crisis está acabando con este gobierno pero también con la oposición. Nuestra clase política parece no estar bien preparada para subir los ánimos de los españoles. En estos momentos de desencanto hacen falta más estadistas, expertos que puedan reconducir y minimizar las consecuencias de un desastroso panorama global. Pero lo que precisamente se ha llevado a cabo en los últimos meses es una política contraria. Como ejemplo claro tenemos la última reforma de gobierno en la que han destacado las figuras políticas y no las técnicas.

La economía está haciendo mucho daño en toda Europa. Los gobiernos más cercanos sufren grandes caídas de confianza entre una población que afronta una de las crisis más fuertes de las últimas décadas. El tsunami que nos está azotando no entiende de ideologías y así puede tumbar a unos gobierno más liberales como los de Nicolas Sarkozy y Angela Merkel como al socialdemócrata de Gordon Braun. Son malos momentos para los gobernantes, pero también para unas oposiciones que se han quedado en blanco.

En España los populares obtienen una ventaja raquítica que podría ser mucho mayor. Hay crisis para todos y, por ello, nadie podrá despegar electoralmente.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cuanta razón tienes Duende...es una pena que no tengamos respuestas útiles para esta crisis.(incluso no me equivocaría si únicamente dijera respuestas).
Loc@ ha dicho que…
los segundos no plantean una estrategia económica alternativa que no salga de los postulados que nos han llevado a este periodo de recesión.
............
Pues eso, que las medidas propuestas pretenden, aún más, que seamos nosotros los que nos llevemos la peor parte y no los "culpables"/fabricantes de la crisis.
Besos. PAQUITA
Duende Crítico ha dicho que…
Ahí radica el problema Anónimo. Lo realmente penoso es que no hay propuestas específicas y técnicas para ayudar a los diversos sectores de la economía. Mientras unos, Paquita, se dedican a esperar tiempos mejores, otros tampoco es que parezcan que estén muy interesados en que esta crisis pase porque, al fin y al cabo, eso les favorece.

Dicen que los pueblos tienen a los políticos que se merecen ¿realmente nosotros nos merecemos a estos?