Autocontrol y libertad de expresión


La libertad de expresión constituye uno de los máximos garantes del sistema democrático, pero lo es más aún de su sociedad como ente plural, complejo y defensor de sus intereses. Es así, no sólo un derecho, sino una obligación que deben ejercer los ciudadanos en sus plenas facultades y sin coacción para que exista un mayor grado de limpieza democrática. De esta manera, cuando hablamos de libertad de expresión, nos encontramos con un regulador democrático que puede indicar el grado de libertades de un país. En esto, tanto la imposibilidad de ejercer la libertad de expresión como el pasotismo que pueda tener la ciudadanía a practicarla nos estarían describiendo en el primer supuesto una dictadura y en el segundo una democracia de espejo y no plena.

Todos los derechos han de llevar ligadas unas responsabilidades y en esto la libertad de expresión, como derecho que es, no es una excepción. El compromiso con el mantenimiento de un sistema que asegura las libertades es una de estas responsabilidades, el otro el de evitar salirse de los parámetros marcados por la ética.

¿Cómo podemos entonces regular la práctica de la libertad de expresión atendiendo a la ética? He aquí la gran cuestión. Algunos sugerirán que quizá es necesaria la legislación que imponga unas determinadas sanciones en casos de vejaciones verbales hacia colectivos vulnerables como pueden ser las víctimas del terrorismo. Si siguiéramos esto, nos hallaríamos ante una limitación de la espontaneidad expresiva pudiendo llegar a una excesiva burocratización que eliminaría parte del carácter de cualquier sociedad civil. Frente a esta postura, quizá haya que inclinarse hacia la educación que permita crear en el individuo una conciencia de autocontrol que no le haga caer en la violación de la ética. Es verdad que los resultados inmediatos de esta medida no serían tan tempranos como los de la legislación, pero sí que podrían resultar a ser más efectivos a medio plazo ya que se crearía una conciencia totalmente democrática. Esto no quiere decir, que sea necesario marcar algún parámetro para evitar malas prácticas de la libertad de expresión como pueden ser las amenazas hacia determinados colectivos o individuos.

Un ejemplo de falta de ética en el ejercicio de la libertad de expresión fue el caso de la mujer asesinada por su antigua pareja que le había pedido matrimonio en televisión, con el morbo que esto conlleva. Sin lugar a dudas, esta práctica de telebasura es una muestra más del intento de desarrollar una teledemocracia que no sabe de límites sino que busca el máximo beneficio posible a través de la audiencia. Es el momento pues del tratamiento burdo de la lacra de la violencia doméstica. Quizá es el momento de pedir responsabilidades civiles a Antena 3, cadena emisora de “El Diario de Patricia” (el programa donde se produjo la petición de matrimonio), ya que esta no ha ejercido unas prácticas éticas entre las que se deberían haber encontrado el estudio específico del caso y las explicaciones oportunas a la víctima que no sabía a qué iba al plató.

En menor grado, pero no por ello menos significativo, se sitúa la publicación de 'La soledad del juzgador', el libro escrito por Elisa Beni, la esposa del juez Gómez Bermúdez. No llegando a ahondar en los contenidos del mismo, se puede afirmar que no es el momento idóneo para su salida pública ya que la sentencia del 11-M, sobre la que habla Beni, se ha producido no hace mucho tiempo por lo que la memoria de las víctimas puede verse afectada. A esto le podemos sumar la imagen que deja de la justicia al destapar el carácter íntimo de la misma. Por estas razones, se están traspasando las líneas de lo decentemente ético mostrando una clara muestra de la falta de autocontrol tan necesaria para el responsable ejercicio de la libertad de expresión. Curiosamente, los ejemplos de los que hemos hablado están relacionados con el Grupo Planeta que debe concienciarse de su labor social en un Estado de Derecho y no del beneficio más alto a cualquier precio.

Por todo esto no es desmesurado indicar que a día de hoy no existen unos límites éticos en muchísimos medios de información. Unos límites que, por cierto, deben nacer de quienes ejercen las libertades, no de instituciones externas a la persona. Así pues, se hace indispensable la necesidad de la educación a todos los ciudadanos y, en especial, a los profesionales de la información que deben mostrarse éticos mediante la práctica. La libertad de expresión, como claro ejemplo de espontaneidad y de espíritu crítico, no debe verse manchada por quienes apelan a ella para erigir sus tronos. Hay que apostar por la educación, la autorregulación y la actuación judicial en determinados casos. Si no hacemos esto, estaremos perdiendo parte de nuestra democracia.

Comentarios

Adamantio ha dicho que…
Dado que tu quieres ser periodista y yo soy jurista, tendremos posiciones enfrentadas fijo... Pero tendrásd que admitir que el periodismo actual tiene muy poco de periodismo y mucho de sensacionalismo que haga caja (aunque para ello haya que pasarse la ley por el arco del triunfo).

No se puede regular el ejercicio de la libertad de expresión, porque de una u otra forma, acaba siendo censura.

la única solución viable es la económica: si las empresas se saltan la ley para ganar dinero, la única forma de quebdejen de hacerlo, es poniendo brutales sanciones económicas que haga que no les salga rentable. Así acabaríamos con esos programillas rosas, y con sensacionalismos que no respetan los DDFF.
Butzer ha dicho que…
El problema está en el establecimiento de los límites de la libertad de expresión. ¿Hasta dónde se llega? Esa es una gran pregunta.
Duende Crítico ha dicho que…
Adamantio. Es verdad que gran parte de los periodistas están hoy en día encauzados hacia el sensacionalismo, algo que les exigen las empresas de comunicación. Sea cual sea.

Claro que no se puede regular el ejercicio de la libertad de expresión sino que somos las mismas personas las que debemos saber cuándo y cómo expresamos nuestras posiciones.

Que la única forma es la económica, es cierto, pero sólo a corto plazo. Yo opto más por la educación a largo plazo que en la simple coacción.

Butzer, si pudiéramos responder tu gran pregunta seguramente arreglaríamos el problema.

Un saludo.
Adamantio ha dicho que…
Créeme, confiar en la buena voluntad de la gente para cumplir las normas, es una teoría que te hunden en el primer día en la facultad de derecho.

La existencia del Estado se basa en la teoría de Hobbes: el hombre solo cumplirá la ley por miedo a ser sancionado (en este caso económicamente), no por ética o bondad.
El Cerrajero ha dicho que…
Hoy por hoy, códigos éticos y (la mayoría de) medios de comunicación parecen ser incompatibles.

P.D. Si esto se confirma, sería uno de los peores escándalos de todos los que acumula el (des)gobierno:

Al guardia civil Trapero lo mantuvieron artificialmente vivo hasta pasada la manifestación de este martes.
Café para todos ha dicho que…
nunca me he creído estas teorías de confabulaciones extrañas... parece, amigo cerrajero, q no teneis escarmiento: os tumban la conspiracion del 11-m y ahora os inventais la del mantenimiento en vida artificial del guardia civil.

y qué se supone q consigue el gobierno con todo esto???

menos conspiraciones y más informaciones!
El Cerrajero ha dicho que…
# Café para todos ¿alguna vez he comentado mi opinión sobre lo que ocurrió el 11-M? No me apuntes a teorías de otros.

Si quieres una pista, la cosa tuvo mucho más que ver con el P$o€ que con €TA.

Todos los datos que publico están contrastados y antes de hacer cábalas, mira la fuente de esa información.

Ya que lo preguntas, el (des)gobierno ganaba menos gente cabreada al dividir en dos a los que se podían unir en un único entierro.

Ahora tu, ya que sabes tanto, ¿por qué no nos dices qué hacía Moratinos reuniéndose en secreto con el viceministro de Exteriores de Marruecos, una semana después del 11-M y aún gobernando --en funciones-- el PP?
Duende Crítico ha dicho que…
Quiero anunciaros que estos días no he podido escribir por asuntos de estudios. Eso sí, la semana que viene volvemos a la carga ;)

Un saludo a todos.
Rafael del Barco Carreras ha dicho que…
EL JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ



Rafael del Barco Carreras



27-08-08. El Juez declara a la prensa que recibió varias ofertas para entrar en Política. Convencido de que las ofertas las inspiraba su gran personalidad y preparación. La Tele y el 11 M, y de golpe según él le llueven ofertas, y se pone ufano. Ni se le ocurre insinuar que las ofertas son pura corrupción, ¡ni lo pensaría! Si navegaba antes del 11 M en una senda política que cuando se inició el juicio tenía a todas las tendencias más o menos satisfechas, ¡un juez imparcial!, acabado el Juicio, ¿o durante?... tuvo ofertas… es de suponer que sería de los vencedores, pues nadie considera una buena oferta si la ofrece el vencido. Pero ¡menudo vencedor!… no le ocurriera como al Juez Garzón que le dieron una triste Dirección General incomparable en importancia y Poder a su cargo en la Audiencia Nacional. No malgastaría su tirón televisivo, aunque también es cierto que en el equipo vencedor hay varios jueces, incluso la vicepresidenta, pero ¡cuidado!... él es de carrera, !a los 24 años ya era juez! (a mi edad eso me parece terrible, tal y cómo se entiende aquí la Judicatura)…y la mayoría en el Poder entraron en el Cuerpo… de matute… por enchufes políticos… ¡qué lío el de los jueces! ¡Otro juez estrella! Lo del libro de su mujer, en definitiva aumentó su “celebridad”, y con la sentencia tan a gusto del Poder… está a la espera de grandes destinos. !Y mostrando medalla de abuelo juez y represaliado por Franco!.

Moraleja del cuento. En estos cuentos contados por poderosos, que no deberían ser más que un funcionario, mi cerebro, selectivo ordenador, reclama mis tristes experiencias. El Juez Ezequiel Miranda de Dios, que decretó mi prisión, se ofende cuando veinte años después del Caso Consorcio de la Zona Franca, un periodista informado por algún interesado, le pregunta por la casualidad de vivir en un piso del abogado de Javier de la Rosa, Juan Piqué Vidal. Primero, menos de la mitad de alquiler en la zona, situación y 170 m2, y después lo compra a precio de ganga, 40 millones de pesetas y de inmediato puesto a la venta por 130.000.000 según la portera consultada por mí mismo, que además vivo a dos manzanas. Eso, lo que rezan los documentos, ya puestos, ¿por qué no puedo pensar que se lo regaló por mi prisión? Encima denuncio (dos denuncias, una al Juzgado de Guardia y otra a Fiscalía), y “no ha lugar” no solo a la querella que según la Ley, o así lo firman otros jueces y fiscales de la más alta Jerarquía en Barcelona (fiscal Jefe José María Mena y Guillem Vidal Andreu de TSJC), debe ser con abogado y procurador (yo no me querellaba, denunciaba), sino a investigar de oficio al igual que cualquier hecho demostrado que denuncie un ciudadano. Ver www.lagrancorrupcion.com. ¡Pagar a abogado y procurador para querellarme contra ELLOS!... yo debo ser un ingenuo y tonto perdido por acabar en la cárcel, incluso por escribir esto… pero ¡en Barcelona! ni loco pagaría…

Las mil y una fórmulas de COMPRAR JUECES… ¿para cuando la total implantación de los JURADOS aunque sean MIXTOS? ¿Cuántos desastres MÁS debe aguantar el Pueblo Español de su JUSTICIA? El Poder incontrolado corrompe, SIEMPRE.
Duende Crítico ha dicho que…
Rafael muchas gracias por la información. Hay que ver la justicia que tenemos en nuestro país.