Vuelven los asesinos


En un día en el que nos despertábamos con la ejecución de Saddam Hussein, ETA ha querido tomar protagonismo de la mejor manera que sabe, esto es, mediante la violencia. Ante su incapacidad de defender sus postulados con la palabra dentro de un marco político democrático, los hijos de la "patria vasca" han decidido atentar en la T4 del aeropuerto de Barajas a las nueve de la mañana. Según fuentes consultadas por la Agencia EFE, una segunda llamada al teléfono 112 de emergencias SOS-Deiak de Guipúzcoa de un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA, anunció la explosión de la furgoneta en el estacionamiento de la T-4 del aeropuerto de Barajas. Anteriormente se había recibido unaprimera comunicación por parte de la DYA de Guipúzcoa a las 08.00 de la mañana, según han anunciado la misma agencia y EITB 24, el servicio de informativos de la televisión pública vasca.


Las consecuencias de la explosión han sido seis heridos graves, según EITB 24. Aparte de estas víctimas, los destrozos materiales han sido grandes en el párking de la terminal con el posible desprendimiento de uno de los techos del edificio. Como consecuencia del acto terrorista, los vuelos de Iberia de la Terminal 4 han sido cancelados y desviados a otras terminales del aeropuerto madrileño según ha informado RNE. Por su parte, el presidente del Gobierno se ha puesto en contacto con Mariano Rajoy para informarle sobre la posible autoría y sobre la movilización de los cuerpos de seguridad del Estado.


El llamado "proceso de paz" se ha roto unilateralmente por aquellos que defienden la violencia para imponer sus ideales y sentimientos excluyentes. Estos momentos tan delicados son los idóneos para que el consenso vuelva entre todos los partidos políticos. Es muy triste que este consenso pueda volver en este contexto de violencia pero ahora es más que necesario estar unidos frente a unos asesinos que han tenido la oportunidad de abandonar las armas y defender sus ideas mediante la palabra.


En estos momentos en los que estoy escribiendo me vienen a la cabeza las palabras pronunciadas por Gaspar Llamazares a RNE: "no debemos usar este atentado con fines políticos sino volver al consenso para avanzar en la paz". Pues eso, ya es hora de volver a la unanimidad en este macabro tema del terrorismo y avanzar en su derrota sin dar pasos en falso teniendo en cuenta a todos los partidos políticos y fuerzas sociales.

Comentarios

Sdan ha dicho que…
Hemos vuelto al desgraciado statu quo anterior. Lo único que queda decir es, como siempre ha dicho el Gobierno, que el imperio de la Ley siga siendo la mejor arma para luchar contra ETA.
Duende Crítico ha dicho que…
Lo único que queda,por lo que hemos podido comprobar con este ataque, es unirnos para luchar con la máxima eficiencia contra ETA. COn esto han reafirmado que los asesinos no saben hacer otra cosa que matar y que tienen miedo a hacer política.
Naveganterojo ha dicho que…
Se comenta en varios foros, la intencion de una manifa en Madrid en apoyo de la paz y del gobierno.
Lo que no podemos consentir es que la mafia de la derecha se alegre ante un atentado de este tipo,y encima se rian,¿pero donde hemos llegado?
gorgias ha dicho que…
La ley y el consenso entre todos los partidos politicos deben ser las principales armas para derrotar a la banda terrorista ETA, que como ha desmostrado, solamente sabe usar la violencia.
Esperemos que el consenso entre partidos vuelva y que,gracias a ello, el fin del terrorismo este cerca
Anónimo ha dicho que…
Desde Francia recibo la noticia. Esto no tiene calificativos. Algo nos queda claro: los terroristas son y seran siempre terroristas.

La derecha y la izquierda tienen la ocasion de consensuar sus posturas y ponerlas en comun.

Duende tienes mucha razon; es triste que se tengan que dar estos acontecimintos tragicos para empezar a dialogar.

Nada mas un abrazo.

ADL
Anónimo ha dicho que…
Siempre he estado convencido de que lo de Eta es una profesión.
Esa es su forma de vida en tanto no consiga sus objetivos: libertado de presos, anexión de Navarra e independencia de Euskalerría.
El sistema para combatirles y anularles es el que sugirió Zapatero a Aznar y que dio los resultados conocidos: aplicar la Ley de Partidos.